¿Tienes el estómago inflado y no es por obesidad? Aprende como eliminarlo YA!!!

¿Sientes que tienes el estómago inflado y crees no se debe al aumento de peso? Tranquilo, es normal que sientas esto, la mayoría de personas en ciertas ocasiones en su vida lo sufren, pero déjame decirte que cuando tu estómago se encuentra inflado no siempre se debe al aumento de peso, o al menos te das cuenta de que no es así. Hoy te traemos cuales son las causas principales de que nuestro estómago se encuentre hinchado.

Varios agentes generan la tan incómoda distención ventral aunque no tienden a ser graves. Cuando concebimos el estómago lleno, barrigón y desarrollado acompañado de sufrimientos punzantes en el bajo abdomen podemos estar en figura de una indigestión o de estreñimiento. El intestino aloja gases que son naturales por causa del aire que se consume y de la exacerbación de los alimentos que comemos. Cuando el conjunto de gases es excesivo y se causa la distención, esta pudo ser inducida por los siguientes factores:

anuncio

SÍNDROME DE COLON IRRITABLE: Muchas personas sufren de colon irritable que es una sensibilidad especial a determinados alimentos que la persona debe dejar de consumir. Este síndrome provoca cólicos, dolor abdominal y la constante inflamación del vientre.

ESTREÑIMIENTO: Estar constipados no ayuda en nada a la distención abdominal. El no poder desocupar los intestinos es un problema muy común, sobre todo en las mujeres y es por esto que se recomienda consumir muchos alimentos ricos en fibra para favorecer la flora intestinal y ayudar al intestino a eliminar los desechos.

COMER MUY RÁPIDO: Este hábito tan poco saludable es común en gente que prioriza el trabajo, las tareas domésticas o el cuidado de la familia al hecho de comer de manera saludable. Y no sólo en lo referente a la calidad de la comida, sino a la importancia de comer masticando todo lo necesario y de hacerlo de manera relajada para una adecuada digestión que puede derivar en distención abdominal.

EL ESTRÉS: “Curar” el estrés es más difícil porque no depende de la dieta que llevemos, sino más bien de la vida que llevemos. Los nervios, las tensiones, las preocupaciones conspiran contra nuestra salud en general, interrumpen la digestión y los intestinos reciben la peor parte. Llevar una vida más tranquila y calmada contribuirá a nuestro bienestar y a una digestión natural.

CARBOHIDRATOS: Los carbohidratos consumidos en exceso contribuyen a generar gases que provocan la inflamación abdominal. Aún si son necesarios para ayudar a transportar a través de los intestinos los desechos que serán eliminados, es importante estar atento a la cantidad que se consumen.

Los alimentos que más generan gases son: Verduras de hoja verde en general (espinacas, acelgas, repollo). Huevos. Brócoli y coliflor. Cereales, salvado de trigo, maíz. Papas, batatas. Leche. Ajo, espárragos. Bebidas gaseosas.

Compartir