Mi abuelo sanó su visión, incrementó su memoria y audición. ¡Muy Increíble!

El rábano es rico en vitamina C, antocianinas y ácido fólico. Estos componentes y minerales lo vuelven especialmente útil para tratar el cáncer oral. Otras clases de cánceres que lidiar son el cáncer de colon, intestinal, riñones y estómago. También, por su elevado contenido de hierro y vitamina B, puede sanar muchas enfermedades de la piel. ¡Qué Increíble!

Una forma de valer estas propiedades es en puré sin antepuesta cocción, es decir, crudo. Dicho puré lo conseguimos aplicar en la cara como mascarilla, que valdrá para refrescarnos. Por otro lado, lo que estén a dieta, pueden almorzarlo con total calma, ya que casi no sujeta grasas ni calorías. Igualmente, al ser rico en fibra, perfecciona la digestión de los nutrientes. Por último, el néctar de rábano auxilia a la salud del sistema digestivo y separa las toxinas del cuerpo. A continuación, te exponemos como arreglar un delicioso jarabe de rábano de manera simple.

Qué necesitaremos: Rábano picante (125 gramos), Limones (4 unidades), Miel de abeja (2 cucharadas), Jengibre natural (2 cm de raíz), Canela en polvo (2 cucharadas).

PREPARACIÓN Y USO: Para empezar, lavamos muy bien el jengibre y el rábano. A continuación, pelamos el jengibre y picamos ambos ingredientes en trozos pequeños. Ahora, los entramos en una licuadora junto al jugo de limón y licuamos. Luego, lo echamos la miel y canela y mezclamos de nuevo. Por último, vaciamos la mezcla en un recipiente de vidrio con tapa y refrigeramos.

Este jarabe es sumamente poderoso para quemar grasa, mejorar la memoria, visión y audición. De él nos tomaremos 1 cucharada todos los días por el tiempo que sea necesario. Con el paso de los días, seremos testigos de cambios notables.

Compartir