Elimine esa sombra amarillenta de los faroles de tu vehículo con este truco casero.

A los hombres les fascina elegir una mañana entera para limpiar su vehículo: las perfectas utilidades para que reluzca, la excelente calidad en innovador de ruedas y hasta los aromatizantes con los perfumes más exóticos, pero en numerosas ocasiones marchamos abandonando a un lado algo que es fuertemente esencial y no sólo por lo llamativo, sino puesto que hace la figura en nuestro vehículo.

Como toda propiedad que se manipula, los faros poseen una ocupación útil que frecuentemente que va cruzando el período, se va deteriorando. El sol, la tierra, la arena adelantan estos transcursos y hacen que los faros recomiencen a notarse nublados, y es por eso que te brindamos algunos trucos caseros para preservarlos y alcanzar a que su luz brille más.

DENTÍFRICO: A la pasta de dientes se la ha utilizado para corregir imperfecciones sobre muchos materiales y ahora también vamos a agregar los faros a la lista porque funciona  perfectamente bien para limpiarlos. La oxidación que se va produciendo en las luces es similar a la placa que se va acumulando en los dientes, y al ser el dentífrico el encargado de removerla, funciona de maravilla con los faros.

En una esponja colocar un poco de dentífrico y frotar enérgicamente. Al principio puede resultar difícil removerla, pero al cabo de unos minutos comenzará a notar la diferencia. Enjuague y dé brillo con la cera que usa habitualmente. ¡Se verán como nuevas!

DETERGENTE, BICARBONATO DE SODIO, Y VINAGRE: Tanto el bicarbonato de sodio como el vinagre se vienen utilizando para limpiar y dar brillo desde hace mucho tiempo. Y aunque no lo creas, con los faros también sirven. En primer lugar debes lavar los faros con agua y detergente. Luego, en una taza, debes mezclar vinagre con unas cucharaditas de bicarbonato. A no preocuparse, el efecto químico que se producirá es inocuo y no representa ningún peligro. Aplique la mezcla con un paño sobre los faros y frote. Enjuague con agua y dé brillo con su cera habitual.

Compartir